lunes, 27 de junio de 2016

XIV Muestra provincial de poesía y narrativa desde el aula


Como en ediciones anteriores alumnos de nuestro centro ha participado en la XIV Muestra provincial de poesía y narrativa desde el aula, que desde hace catorce años se desarrolla, con la colaboración de la Delegación de Cultura de la Diputación provincial de Córdoba, en el salón de actos del Palacio de la Merced. Los departamentos de Lengua castellana y Literatura del IES Medina Azahara y del IES Blas Infante han sido los encargados de coordinar esta nueva muestra que en ediciones anteriores había organizado el IES La Fuensanta. La diputada-delegada, Marisa Ruz, presentó el acto, al que acudieron quince institutos de Córdoba y provincia y un total de ochenta y seis alumnos, que participaban tanto en la modalidad de poesía como de narrativa, centrada esta convocatoria en el microrrelato y en la música como tema común. El escritor cordobés Joaquín Pérez Azaústre volvió a ser el encargado de comentar de forma magistral los textos que los alumnos leyeron públicamente. Sus certeras y cálidas palabras, cargadas de sabiduría y pasión por la literatura, fueron, sin duda, un aliciente más para los alumnos en su incipiente acercamiento a la escritura. En su locución sobre los textos presentados por los alumnos del IES La Fuensanta, Pérez Azaústre destacó la calidad en la construcción formal de los microrrelatos, la originalidad de la trama y el hábil uso del lenguaje.
Al final del acto los participantes recibieron un lote de libros, un diploma, un pin de plata conmemorativo y, como culminación a todo el proceso creativo, un hermoso volumen que recoge las obras escritas por los alumnos, acompañadas por una breve biografía y una foto.


Textos presentados por el alumnado del IES La Fuensanta



La mejor muestra de la vitalidad de la palabra

Esta actividad se concibió desde el principio como una muestra y no como un concurso. El Diccionario de la RAE define “muestra” como “una porción de un producto o mercancía que sirve para conocer la calidad del género. Señal, indicio, demostración o prueba de algo”. En efecto, cada nueva edición es una prueba fehaciente de que la literatura continúa viva y que nuestros jóvenes se interesan por la escritura compartiendo su creatividad con otros noveles escritores que, como ellos, han sentido la necesidad de poner negro sobre blanco sus inquietudes, sueños e ilusiones. Aquí ganan todos pues todos participan, participamos, de la celebración de la palabra, del placer de la escritura y la lectura.


La muestra se ha caracterizado todos estos años por la calidad y variedad temática y estilística de unos textos que reflejan las preocupaciones, deseos y compromisos de una juventud que busca afirmarse a través de una escritura limpia en un mundo complejo en el que, con frecuencia, se cae en la perversión de un lenguaje que manipula la realidad haciéndola irreconocible. Los poemas y microrrelatos de estos jóvenes escritores, libres de ataduras y entregados a la seducción de la palabra, serán, a buen seguro, una incitación a la escritura para todos aquellos que se acerquen a su lectura, contagiados por la buena literatura que destilan los textos recogidos en el libro.
 
 
Es precisamente en este tipo de actos donde, permítaseme el símil bíblico, el verbo se hace carne, donde la literatura trasciende los límites de una asignatura evaluable, para llegar a ser un eficaz instrumento de transformación y profundización de la realidad. El trabajo y la dedicación de los profesores en el aula, sin los cuales esta actividad sería inviable, parte del compromiso con ilusión por educar, frente al desistimiento por desgracia cada vez más extendido entre los docentes; compromiso con la creatividad, frente a la desidia; con la cultura, frente al nihilismo; con el alumno real y sintiente, con sus ilusiones y frustraciones, con sus fantasías y crudas realidades, frente ese alumnado virtual, producto de pedagogías vacuas que, como certeramente ha denunciado el ensayista italiano Massimo Borghesi, han erigido al sujeto ausente en centro de la escuela posmoderna.
Escribió el filósofo Wittgenstein que los límites del lenguaje son los límites del conocimiento. Pues bien, los jóvenes autores de estos textos han podido comprobar en primera persona que el lenguaje literario no tiene límites y que, por tanto, abre las puertas al misterio, a lo desconocido, al infinito; permite descubrir el universo inexplorado que cada uno lleva dentro y asistir al milagro cotidiano de vivir, pues enseña a mirar con otros ojos la realidad que nos rodea, ensanchándola, recreándola, soñándola.
En los poemas y microrrelatos se percibe la frescura de la juventud y el pálpito de la vida. Entregados a la magia de la escritura, se evita caer en “el imperio de lo efímero”, en palabras del pensador francés Guilles Lipotvekstky, esa cadena invisible que nos ata a un presente sin memoria ni deseo. El silencio de la escritura, en medio de los ruidos del mundo, humaniza, convertida la palabra en eficaz instrumento con el que transitar por los surcos del tiempo. Es, con todo, un silencio compartido, hecho de diálogo con el lector, esa otra pieza esencial de la experiencia literaria, pues como dijo el crítico y poeta José María Castellet “el autor revelará el mundo que el lector se comprometerá a poblar activamente poniendo de su parte todo aquello que el autor haya omitido u olvidado...He aquí el gran quehacer del lector: llenar con su dinámica presencia el espacio que le espera en la construcción literaria”. En efecto, detrás de un buen escritor hay siempre un lector apasionado: no hay mejor escuela de escritura que la lectura enamorada e inteligente.
 
Los profesores de Lengua y Literatura podemos jugar un papel fundamental en esta transmisión de la pasión por la lectura y la escritura. Debemos motivar a nuestros alumnos para que perciban las potencialidades del lenguaje literario y las pongan al servicio de su descubrimiento del mundo y de sus necesidades expresivas y emocionales. Es ahí donde el lenguaje deja huella, es ahí donde la lengua cobra vida y su enseñanza, sentido.

Textos presentados por el alumnado del IES La Fuensanta